Archivo de la etiqueta: En sitio

Sobre el chorreado, artístico incluido.

Mediante el llamado “sand blasting”, la proyección a chorro de arena u otros abrasivos con alta presión,  sobre la superficie del hormigón, puede conseguirse una textura pétrea, natural y libre de las  marcas de encofrado.

La misma técnica sirve también para grabarle dibujos con un trazo preciso, como los de Picasso ejecutados por Carl Nesjar. La colaboración de ambos dió lugar a 24 obras, murales y esculturas, en hormigón, repartidas por el mundo.

Tenemos una de Picasso-Nesjar en España: los frisos del Colegio de Arquitectos de Barcelona, en 1.961.  Se ejecutó mediante el sistema “naturbetong” noruego.  Incluso el árido negro creo que se trajo de allí.

“Los pescadores”, de Picasso. Grabado por C. Nesjar.

En nuestro país el chorreado se utiliza para decapar pinturas y óxido sobre metal principalmente. Para texturar el hormigón se prodiga mucho más en el norte de Europa y Estados Unidos.

Como ejemplo en fachadas, además del edificio “Y-blokka” de Oslo, que  ilustro aquí, podéis revisar la entrada sobre el “Novus Doma“, que va enteramente chorreado, igual que éste.

Agradecería si alguien me puede apuntar obras de hormigón chorreado en España, que queden bien. Está el vestíbulo de la Torre Colón, en Barcelona, pero ahí no me dan permiso para hacer fotos de interior.

El único inconveniente de esta técnica quizá sea su ejecución mísma, bastante aparatosa, con toda la proyección de granalla y el descascarillado rebotando con fuerza, por lo que hay precintar un radio lo bastante amplio del área a tratar y solo el operador puede trabajar ahí.

Por lo demás, a mí me parece una muy buena solución para la rehabilitación estética del hormigón, especialmente el liso feo. Elimina todas las manchas y marcas y es mucho más durable y natural que la mejor pintura. Se puede incluso jugar con distintas rugosidades para componer dibujos en las fachadas, a la luz rasante.  Aunque por otro lado siempre habrá quien considere arte la enfermedad, antes que el remedio.

P,D. Eso del naturbetong me queda para otro post, pero sí puedo adelantar que  es algo más complejo de lo que parece o, si no, desde los años 50 todo el hormigón que se hizo así (y sin juntas), en Noruega no se vería tan bien.  A la hora de ejecutar, seguramente requiere una mentalidad nórdica también, porque los frisos del Colegio de Arquitectos de Barcelona, en naturbetong, tuvieron que rehabilitarse extensamente al cabo de solo 30 años.

Anuncios

Texturas de fachada. Edificio Tele/eXpres, Barcelona.

Expongo estos cerramientos como ejemplo de moldeado vertido en sitio.

Es un edificio de oficinas de linea racionalista,  en un chaflán de Roger de Flor/Aragó, como hay otros en el Ensanche barcelonés, pero lo que hace distinto a éste es la originalidad del grabado en todo su hormigón visto.

El proyecto es del arq. Josep Puig Torné y su construcción terminó en 1.964. Originalmente se destinó a oficinas para un grupo periodístico de la época. De ahí el motivo de la ornamentación, para la que se usaron tipos de rotativa auténticos en la confección de moldes.

Por cierto, no sé si entonces ya se usaba la silicona o el elastómero para ésto, diría que no.

 

Tras casi 50 años en servicio, sus relieves  pueden leerse aún igual que en el primer día. Para que luego digan aquello de la “erosión producida por las partículas en suspensión”, los expertos.

Hay como unos 3 m.  sobre la cota de calle en los que el relieve ha desaparecido, debido a un chorreado, quizá como medida drástica contra los graffitis, pero el resto hasta la cubierta está bien.

Igualmente destacaría de esta obra, como de otras de entonces, el aspecto de “pátina natural” que deja la intemperie en el hormigón, de esa que, aún siendo suciedad, no lo parece exáctamente.

Es extraño lo distinto que envejecen los hormigones con las formulaciones de hoy en día, a mi juicio peor. Yo no sé encontrarle una explicación, ¿hay algún químico por ahí?.

De las eflorescencias. Búnker del Fórum, Barcelona.

Ilustro el problema con ésto, en uno de los tres búnkeres anexos al Edificio Fórum.

Creo que son parte del proyecto principal de Herzog y De Meuron para todo el complejo, que se inauguró en 2004.

Estos edificios ahora son un museo de ciencias naturales (no es coña).

Parece lo que es, un caso extremo de carbonatación bajo el voladizo de un vertido en masa, en bandas que recorren el intradós entero y que llega incluso a formar estalagtitas.

Las fotos y el video son de ayer. Tras una semana de las últimas lluvias en la zona, siguen precipitando cinco o seis gotas por minuto.

Químicos de buen nivel reconocen no tener clara  la causa de las eflorescencias, por tanto aún menos la voy a saber yo, pero expongo este caso particular porque podría permitir un diagnóstico por comparación: esta patología exagerada ocurre solo en una de las tres construcciones, en las otros dos no hay rastro aparente, las tres están muy próximas entre sí y sus volumetrías son muy parecidas, método constructivo el mismo también.

Por ejemplo: si la composición del material para los tres edificios fue exactamente la misma, descartemos eso. Si el vertido para los tres fue más o menos simultáneo, descartamos la atmósfera de curado, si los tres presentan la misma fisuración por la que puede aflorar el problema y en dos no ocurre,  etc…

En definitiva, ¿qué diferenció la construcción de éste, respecto de los otros dos?.

Agradecería mucho si alguien puede aportar datos sobre la pequeña historia, de como se hizo la obra.

La verdad es que todo el asunto tiene su gracia.

P.D.  Esos voladizos no se aguantan solos. Algún hierro habrá,  que si no es del bueno podrá generar nuevos contenidos para la sección de geología, de este Museu de Ciencies Naturals.

2ª P.D.  He utilizado la palabra “búnker” aquí sin ningún ánimo peyorativo, para no recurrir a “edificio contenedor multiusos”, mucho más largo. Para el caso ya nos entendemos.

E pur si muove…

Y sin embargo se mueve, el pavimento continuo que en España se fisura por todas partes.

No voy a referir ningún caso en concreto pero afecta igual al exterior y al interior.

Sobre una capa de asiento, se vierte hormigón para formar un suelo con él, pero antes o después le salen fisuras, que con el tiempo crecen y se agrandan, cual sea la composición del material.

Según la armadura o si lleva fibras tarda más en ocurrir, pero a la larga tanto dá, la inmensa mayoría no se libra.

Respecto a las juntas, cuando las hay, la naturaleza parece que se empeña en pasar de ellas y crear las suyas propias.

Algo no debemos estar haciendo bien aquí, cuando en el resto de Europa hay hectáreas de terrazo continuo sin fisurar y en servicio, incluso desde antes de inventarse el cemento Portland.

El que quiera una prueba de ésto último, que se dé una vuelta por los interiores de Venecia [nada menos].

Los espíritus de sus maestros de obra, si existen, se ríen de nosotros y de nuestro cemento, aditivos, resinas, fibras, etc…

Central Térmica del Besós, Barcelona.

Otro de los íconos arquitectónicos de la ciudad, porque eso lo decide la gente mal que les pese a algunos, y la prueba definitiva de que los extraterrestres construyeron aquí.

Entre 1970 y 73, en St. Adrià del Besós. Tres torres de 196 m. de altura (los últimos 20 m. son de acero), vertidas en sitio a pie de playa, en la desembocadura de un río.

“Las tres chimeneas” se concibieron formalmente con criterios de eficiencia industrial, su función principal es albergar una caldera y una turbina de 350 MW en cada una. La obra se hizo con los ingenieros y la constructora de Juan March. Precisamente uno de ellos me dijo que el proyecto constructivo era enteramente alemán, de Siemens.

En cualquier caso, queda como un ejemplo de lo que puede hacerse en sitio con el hormigón, su aspecto, su escala y su durabilidad y, de rebote, a algunos tarados nos gusta en el plano éstético.

Como no podía ser menos, en flickr tiene bastantes imágenes.

El color es una pátina, nada homogénea, producto de la intemperie local en interacción con el material. Es curioso como éste absorbe la luz aquí, según el momento devolviendo tonos de grís, ocre o rosa.

La central se cerró oficialmente en 2.011, aunque la unidad de en medio sigue quemando a veces, siempre con nocturnidad.

Ahora ya no se va a demoler, por un tiempo largo. Ahí se queda tal cual.

Haber si cualquier día me dejan entrar y saco unos primeros planos del acabado “liso salido de molde“.

Como en todas las entradas de edificios bonitos en “Una de cal”, agradecería si alguien puede aportar detalles constructivos de la obra.

Edificio Neo-Sede Central de Fecsa, Barcelona

A propósito del hormigón estructural visto, lleno de  coqueras, pero que además aquí ya tenía varios reventones, unos 11 años después de estar terminado, cuando en 2004 le saqué estas 2 fotos.

Posteriormente los han rellenado y pintado todo el  exterior del edificio.

Pero lo único que resuelve la pintura es la homogeneidad del color. Antes se veía feo a una distancia y ahora hay que acercarse un poquito más.

No sé si le han aplicado un hidrófugo específico antes de pintar. La pintura  también retrasará algo el proceso de oxidación de la armadura, pero la naturaleza seguirá su curso, y no solo en este aspecto.

Pasamos por alto los forjados con combaduras, las juntas salvajes, etc…

Por cierto, que alguien me corrija pero ¿es posible que todo ésto se hiciera originalmente en cemento blanco?. Si fuera así, menudo despilfarro.

La Vanguardia. 17 de Mayo de 2003. Pág. 49.

Lo bueno [¿mejor?] de todo  es que este edificio tiene  un premio de arquitectura, otorgado poco antes de hacer yo las fotos de los reventones.

Da una medida de lo que muchos arquitectos consideran aceptable en las cualidades de un hormigón.

Es lo que hay.

El mamut del parque de La Ciutadella, Barcelona.

Entre 1906-07, a partir de una maqueta que había hecho el escultor Miquel Dalmau, realizaron éste animal en hormigón, como siempre vete tú a saber quién y cómo.

Lleva ahí desde entonces…  en servicio, porque en realidad la trompa siempre ha sido un banco. Irresistible, no solo para niños.

He leido por ahí que lo han rehabilitado dos veces,  en los 80 y  90, pero no sé qué reparaciones ha podido tener. Por lo que yo recuerdo de los 70, entonces estaba igual de bien, salvo por la suciedad.

Diría que lo principal es que lo han limpiado.  Me parece que el tono es el original, de pigmento en masa. ¿Alguien lo podría confirmar, o ahora está pintado?. Los colmillos creo que son de piedra artificial también.

Es una pena que no llegara a hacerse el diplodocus, igualmente a escala natural, para ponerlo cerca, pero por lo menos el mamut está ahí, riéndose de todas esas paridas del efecto abrasivo de las partículas en suspensión, los ciclos hielo- deshielo de Barcelona, el impacto de objetos (tú dale una buena patada y verás lo que pasa), etc… y durará hasta que sea demolido.

El pasado puede olvidarse pero no es tan fácil de engañar.

P.D. Agradecería mucho si alguien puede saber en que consistieron exactamente las dos rehabilitaciones.