Editorial panfletaria.

Amable lector:

Vaya por delante que no soy arquitecto, ni ingeniero, ni constructor, ni nada, pero desde siempre el hormigón me ha parecido un material  fascinante, “polvo”+agua=piedra, y si se mezcla en un molde, piedra moldeada.

Las propiedades mecánicas del hormigón son las que son, (compresión, flexo-tracción, resistencia a la abrasión,  etc…) y no admiten discusión, solo verificación, son objetivas.

En cambio la cualidad estética del aspecto y la forma SÍ es completamente subjetiva y, ahí, mi opinión y la tuya vale tanto como la de cualquiera. Como la de Foster, Calatrava, nuestros políticos, etc… Ni más ni menos.

Creo que, en España, lenta pero inexorablemente, con la complicidad, la negligencia y la  tontería de muchos actores de la edificación, se ha devaluado el potencial estético del hormigón y comprometido su durabilidad a largo plazo.

Con este cuaderno no pretendo convencer a nadie de mis ideas, es solo una recopilación ilustrada de los usos y posibilidades estéticas del material que a mí sí me gustan para él… y los que no me gustan.

Es solo un intento personal de hacerle justicia a una piedra, abierto a todo el que quiera participar, no hay que darle más vueltas.

Saludos a todos.

Javier Regàs Eustaquio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s