Archivo de la categoría: Mobiliario y elementos

Piedra artificial común.

Bueno, esta entrada es para responder explícitamente a una de esas búsquedas del tipo “piedra artificial que es”, por las que algunos encontráis este blog.

El caso es que para escribir sobre ésto voy revisando las definiciones que encuentro por ahí… y no me acaba de convencer ninguna. Unos la acotan, otros la extienden.

Para colmo en el RAE no ésta, artificial como acepción de piedra.

Yo soy partidario de la definición amplia: sin importar el  formato, la función, textura o color, todo hormigón visto que parezca una piedra, la que sea, de aspecto agradable.

Pero doctores tiene la iglesia y a mí ese debate no me interesa mucho. También se podría decir que la diferencia entre la piedra artificial y el hormigón arquitectónico está en el formato o el tipo de elemento…

No sé, para mí lo importante es que quede bien y que dure.

Sí se justifica una etiqueta u otra para poner ese hormigón en valor, (el valor de pigmentar, seleccionar áridos, texturar, etc…) frente a otros a los que no se pide un requerimiento estético, como los de relleno o la mayoría de estructurales.

Después va todo el marketing que se le quiera dar.

Con estas dos obras de 2.010 en Barcelona: el monumento “Les quatre barres” de Montjuïch  y los coronamientos sobre mampostería del Hospital de St. Pau,  refiero el acabado típico que más habitualmente se asocia a la piedra artificial: el abujardado (tal como se hace también con la natural, especialmente el granito).

A mí no me termina de gustar del todo para el hormigón en muchos casos, prefiero otras texturas, pero ésta es bastante común en España y sobre gustos hay colores.

Anuncios

Jardines de Ca l’Artigas. La Pobla de Lillet, Barcelona.

Entre 1.903 y 1.910, a partir de un diseño original de Antoni Gaudí y con la dirección de dos de los albañiles del Parc Güell, se levantaron estos jardines para el empresario local del mismo nombre.

Prueba de que las obras de Gaudí no siempre han estado de moda, es que ésta cayó en el olvido ya algo antes de la Guerra Civil y hasta 1.971, cuando fue reconocida como suya a partir de un artículo aparecido en El Correo Catalán.

Respecto al justo protagonismo de Gaudí como autor aquí, sus croquis y bocetos se perdieron en el incendio de la fábrica de los Artigas, en 1.939, y no podemos saber cuanto detalle contenían sus dibujos ni qué dejó al gusto de los maestros de obra.  Sí sabemos que el arquitecto no dirigió los trabajos y no los vió personalmente una vez terminados.

Lo que vemos hoy es fruto de una extensa rehabilitación, realizada a partir de 1.982, incluso las esculturas no son las de un principio, pero todo el resultado aparenta autenticidad y la visita es muy recomendable en mi opinión (si no está el flickr).

Un aspecto me gustaría recalcar de una parte del modernismo: el aprovechamiento estético del material de rechazo, (como fue el hoy famoso “trencadís” originalmente), y de la piedra del sitio de la obra, como en este caso.

Creo que volver a ese planteamiento, en lo que se pueda, sería un reto interesante para la arquitectura actual, ahora que vende la sostenibilidad, el reciclaje, etc… y ya no puede atar los perros con longanizas, tanto como antes.

Existe un amalgamador preformable que ya se usó en Ca ‘lArtigas y que se llama hormigón, si se quiere.

Lo mismo se puede modelar, como ahí tambien.

… Hasta para hacer postes eléctricos.

P.D. Agradecería mucho si alguien me puede decir como encontar el artículo original de R. Bonamusa para el Correo Catalán, de 1.971, en el que al parecer entrevistaba a un señor de la zona que habia participado en los trabajos.

“Les Pharaons, c’est la classe!”. Sarcelles, Francia.

¿Donde sino en Francia se les ocurriría ejecutar un edificio de vivienda social con ésto?.

Partiendo de un modelo realizado por Francisco Fusté, ya casi el último industrial que queda de nuestra piedra artificial, se hizo el molde y prefabricó allí, para un proyecto del arquitecto Manuel Núñez, que requería 19 elementos de la efigie de Akhenaton, en hormigón.

Sobre la opinión de que esta idea “tematiza” demasiado un simple bloque residencial, depende del grado de exageración y de la cualidad del material elegido.

Precisamente, ¿daría el pego lo mismo en poliester?, ¿a pie de calle?,  por aquí muchos creen que sí. ¿Y cuanto duraría?, por aquí eso tanto dá.

Podrá gustar más o menos, pero lo objetivo es que estas cosas refieren el edificio, lo hacen único en su entorno y lo ubican. Todo el barrio sabe donde es “Los faraones”, “Los dragones”, o lo que se haya utilizado a tal fin…. en hormigón, por supuesto.

Por otro lado, si lo tematiza, ¿y qué?. Yo creo que lo importante es con qué.

…c’est la classe!

El mamut del parque de La Ciutadella, Barcelona.

Entre 1906-07, a partir de una maqueta que había hecho el escultor Miquel Dalmau, realizaron éste animal en hormigón, como siempre vete tú a saber quién y cómo.

Lleva ahí desde entonces…  en servicio, porque en realidad la trompa siempre ha sido un banco. Irresistible, no solo para niños.

He leido por ahí que lo han rehabilitado dos veces,  en los 80 y  90, pero no sé qué reparaciones ha podido tener. Por lo que yo recuerdo de los 70, entonces estaba igual de bien, salvo por la suciedad.

Diría que lo principal es que lo han limpiado.  Me parece que el tono es el original, de pigmento en masa. ¿Alguien lo podría confirmar, o ahora está pintado?. Los colmillos creo que son de piedra artificial también.

Es una pena que no llegara a hacerse el diplodocus, igualmente a escala natural, para ponerlo cerca, pero por lo menos el mamut está ahí, riéndose de todas esas paridas del efecto abrasivo de las partículas en suspensión, los ciclos hielo- deshielo de Barcelona, el impacto de objetos (tú dale una buena patada y verás lo que pasa), etc… y durará hasta que sea demolido.

El pasado puede olvidarse pero no es tan fácil de engañar.

P.D. Agradecería mucho si alguien puede saber en que consistieron exactamente las dos rehabilitaciones.

Marquesina en Amer, Girona.

Por la ctra. C-63, viniendo de La Cellera de Ter, a mano izquierda, te encuentras con ésto. Disculpas por la mala luz de las fotos.  También sale con el Street View de Google Maps, en un día mucho más claro.

Dos elementos de copa cuadrada, haciendo serie para una marquesina, que está en deshuso pero aún en pie… por la pereza de derribarlos y porque no molestan, o porque alguien de allí los considera bonitos.

Desconozco cuando se pusieron y su autoría. Desde luego, por  el estilo parece de principios de los 70. Puede tener relación con la gente que construyó la presa de Sau-Susqueda o con Prefabricados Planas (el antiguo), que están cerca. Sin estar seguro, a mí me parece vertido en sitio, en dos tiempos.

El elemento es perfectamente seriable para composiciones lineales.

La forma de la copa es de esas que salen con las mallas hiperboloides, en este caso de un marco cuadrado de ocho tramos al que se le bajen las esquinas. Es bastante autoportante y  desagua bien.

El pilar parte de una sección rectangular que se redondea progresivamente hasta la unión en el centro de la cubierta.

No se ven fisuras en el arranque, señal de que el empotramiento es más que suficiente. Después de, por lo menos 30 años, si no 40, de inclemencias varias tampoco se ve óxido y, desde luego, ni un solo reventón. ¿Como puede ser con el cemento de entonces? no sé, cosas de brujas quizá.

Respecto a la cualidad del material vs. función, habría que preguntarle a cualquier usuario si prefiere esperar el bus bajo la sombra radiante de una marquesina metálica [inoxidable], cualquier día soleado de verano, en España.

Muy subjetívamente, a mí la forma me parece muy interesante y agradable, tiene gracia que según el punto de vista induce la ilusión de ser pentagonal o hexagonal y recuerda los trazos de una flor.

En cualquier caso, no se le puede negar la originalidad

¿Alguien podría aportar algún dato más sobre esta obra?

Mobiliario urbano (1). Hice este banco.

El diseño y el molde son míos. El llenado y pulido me lo hizo un “artificialero” según la receta tradicional, sin más aditivo que el pigmento.

 

En verde, árido 8/16, medidas 60x45x51  cm. Con el mismo molde se puede hacer a distintas alturas.

Aunque lo aligeramos un poco, pesa sus buenos 140 kg. No se negará que es bastante antivandálico.

Respecto a la forma, puse  la concavidad entre las dos bandas planas  para diferenciarlo un poco, pero sobretodo para sacarle luces.

Eso ya me funcionaba en los modelos 3D y ahora podía comprobar el comportamiento real de la luz con el material: difusión, reflexión y refracción. El caso es que, para mi sorpresa, los renderizadores (Blender con Yafaray o Cycles, por lo menos), lo clavan bastante bien.

Para su función principal,que es sentarse, no me parece incómodo. Hay quién dice que en los materiales duros las superficies ligéramente convexas son más ergonómicas que las cóncavas, pueden tener razón.

 

Haber si me animo y hago un modelo de asiento convexo, de hecho me sirve el mismo molde. Es muy sencillo de industrializar, por si a alguien le interesa.

P.D. Las fotos solo llevan algo de corrección en el balance de blancos.

Piedra artificial catalana.

Bueno, en este caso es memoria recuperada. En Can Negre, de Sant Joan Despí, se replicaron en 2011 estos elementos de mobiliario en sustitución de los antiguos.

Can Negre es una masía del s. XVII rehabilitada por  José M. Jujol, a principios del XX , y tengo entendido que el mismo diseño original del elemento es suyo tambien.

Sin ser incómodo, en realidad no es muy ergonómico (me senté), pero el material y la forma difunden y reflejan la luz de manera que llama la atención…  y dan ganas precisamente de probarlo.

El soporte del conjunto, en gris liso, en mi opinión desmerece un poco.  No hubiera costado decaparlo algo, o incluso  recubrirlo con un “trencadís”. No sé que acabado había en el soporte  original.

Por si a alguien le interesa poner piedra artificial “a la antigua”,  quizá quede algún artesano todavía en activo, y yo mismo tengo una ligera idea de como se hace, pero la moda no va precisamente a nuestro favor.